Los británicos Sad Lovers & Giants nacidos en 1980 en Rickmanswort y de trazas similares. Discos como Feeding the Flame (1983), les convirtieron en una de las bandas del momento, gracias a esa gama de influencias musicales, desde el ambient hasta el rock psicodélico, lo que les permitía desarrollar un sonido evocador y oscuro.