Seleccionar página

Artistas y bandas que nacieron en los años 80 y 90

Buffalo Tom

Buffalo Tom los favoritos indie con sede en Boston, que recientemente han finalizado una aclamada serie de espectáculos en Estados Unidos y el Reino Unido, que conmemoran el 25 aniversario de su obra maestra de rock
alternativo Let Me Come Over, han confirmado su primer álbum nuevo en seis años, Quiet and Peace, lanzado el 2 de marzo de 2018 a través de Scrawny/Schoolkids Records.
El convincente set de 11 canciones encuentra al trío (el cantante y guitarrista Bill Janovitz, el bajista y vocalista Chris Colbourn y el batería Tom Maginn) minando simultáneamente sus elementos sonoros más conocidos al tiempo que abre nuevos caminos en nuevas melodías emocionalmente resonantes como “All Be Gone, «Overtime», «Roman cars», «Freckles» y «CatVMouse». Llenas de imágenes nostálgicas y oscuras, gran parte de la tranquilidad y la paz emergen de los rincones más oscuros y menos visitados de Nueva Inglaterra, ofreciendo una especie de cuaderno de viaje poético de colores descoloridos y bosques iluminados a la luz del mar.
La primera colección de Buffalo Tom desde 2011 Skins, Quiet and Peace fue mezclada por John Agnello (Kurt Vile, Sonic Youth, The Hold Steady) y marca la primera colaboración de la banda con el productor y colega del legendario rockero alternativo David Minehan, renombrado ex líder de Neighborhoods.
«Para este disco, quería mostrar a Woolly Mammoth Studios de Chris y Tom Dave en Waltham, MA», dice Janovitz. «Dave es una leyenda local: fundó los queridos Neighborhoods cuando era un adolescente y pasó a tocar en Replacements y en la banda solista de Paul Westerberg; es un tipo tremendamente amable y talentoso». Janovitz continúa, «Woolly me recuerda mucho lo que me encantó de los estudios realmente relajados y con buenas vibraciones, como las primeras iteraciones de Fort Apache en Boston y lugares como Dreamland Studio en Woodstock. Esas salas fueron responsables de tres de nuestros primeros cuatro registros, así como de docenas de otros proyectos. Rara vez te sentías como si estuvieras en un estudio de grabación profesional mirando el reloj. Y Woolly Mammoth, al igual que Fort, está lleno de una envidiable colección de guitarras, amplificadores y otros equipos con mucho instinto de Instagram.».

Además de las guitarras, Quiet and Peace hace un uso sorprendente de los teclados y sintetizadores, así como las voces de varias vocalistas femeninas, incluidas las heroínas locales Jennifer D’Angora, Andrea Gillis y Erica Mantone, así como la hija de Janovitz, Lucy, quien agrega su voz a la conmovedora lectura de la banda de Simon and Garfunkel y su castaño «The Only Living Boy en Nueva York» y Sarah Jessop que canta en «High the Hemlock Grows».
«Definitivamente intentamos algunas cosas diferentes en este álbum», dice Janovitz. «Pero al mismo tiempo, creo que estas son algunas de las canciones más de Buffalo Tom que he escrito. Son pequeñas instantáneas y vislumbres de personas en mi vida que, con suerte, tienen un atractivo universal. Creo que nuestras canciones están un poco más enraizadas y menos opacas ahora de lo que solían ser. La gran diferencia está en el contenido lírico. Nunca hubiera cantado desde la perspectiva de otro personaje cuando tenía 20 años. Pero ahora lo hago mucho «.
«Las canciones más emocionantes para nosotros en este momento son las que rompen un poco el molde de Buffalo Tom», señala Maginnis. «Me gustan los que no caen inmediatamente en nuestro modo predeterminado de tocar juntos, o que nos permiten explorar un poco de nuevo territorio sonoro o una dimensión de composición de canciones. Me parece que este álbum es más sutil, con algunas texturas más finas y un poco más delicado que lo que hemos hecho antes «.
«Billy tiene algunos momentos líricos de grand slam en estas canciones, dominando esa delgada línea entre la narración de cuentos y la poesía, tanto como puedas en una canción de rock de tres acordes», agrega Colbourn. «Para mí, son impresionistas, divertidos y, a veces, siniestros, en el bosque oscuro y en la costa del siempre recurrente otoño de Nueva Inglaterra en el que parecen vivir las canciones de Buffalo Tom».

«Una de las cosas más notables de este disco es la cantidad de canciones que Chris está cantando», dice Janovitz, y agregó: «Hicimos un montón de colaboración en la música, trayendo los esqueletos de las canciones y elaborando los arreglos. Chris definitivamente trajo mucho a la mesa esta vez, aunque siempre ha sido una voz fuerte en la banda. Chris y yo todavía escribimos principalmente por separado y nos traemos canciones, pero solía ser un proceso mucho más doloroso «.
Los tres compañeros de banda de larga data reconocen el logro de su longevidad como una unidad creativa. Los tres empezaron a tocar juntos mientras asistían a la Universidad de Massachusetts, ofreciendo inicialmente un sonido crudo y propulsivo que enfatizaba el impresionante toque de guitarra de Janovitz en lanzamientos tan tempranos como los de 1989, Buffalo Tom y 1990, Birdbrain. El enfoque temprano de Buffalo Tom dio paso a un estilo más melódico, pero no menos distintivo, en Let Me Come Over de 1992 (incluida la balada «Taillights Fade»), el Big Red Letter Day de 1993 (incluido el hit «Soda Jerk») y 1995 Sleepy Eyed.
«Nos formamos como amigos pero nos convertimos en hermanos, y todos nos convertimos en esta relación», observa Janovitz. “Cuando empezamos, definitivamente éramos una banda de clase trabajadora. Si no estuviéramos trabajando, no estábamos ganándonos la vida, por lo que siempre salíamos de otra gira o hacíamos otro disco. Te adentras en estos hábitos y se convierte en un ciclo de autocumplimiento ”.
El álbum de Buffalo Tom en 1998, Smitten, precedió a una pausa de casi una década en la grabación, durante el cual los miembros de la banda criaron familias y, ocasionalmente, se reunieron para espectáculos en vivo. Buffalo Tom volvió a la acción en 2007 con un nuevo álbum, Three Easy Pieces, que fue seguido en 2011 por Skins, el primero de la banda para su propio sello Scrawny Records.
«Desde que comenzamos a grabar de nuevo en el 2007, generalmente nos cuesta unos cinco años crear un álbum», explica Janovitz. “Seguimos tocando juntos y seguimos escribiendo estas canciones que queremos grabar, pero ahora nos facilitamos las cosas. Es lo que parece tener sentido para nosotros hoy en día; Para nosotros, tres registros en los últimos quince años reflejan que nuestros hijos nacieron y crecieron. Estamos en una posición envidiable, en el sentido de que las personas aún nos prestan atención y aún vendrán a vernos. Pero también podemos poner eso a un lado por un tiempo y volver a nuestras vidas normales «.
«Tenemos mucha suerte de tener fans tan leales», dice Maginnis, «pero creo que no es del todo una suerte, ya que trabajamos muy duro en los primeros días para jugar en muchos mercados secundarios y colegios y ciudades fuera del foco a través de Europa Y, por supuesto, las canciones también tienen mucho que ver con eso. Hemos tenido nuestros altibajos a lo largo de los años, pero ahora estamos en un gran lugar, porque ahora podemos hacer esto cuando queramos. «Cuando la sensación nos golpea, es bastante fácil encender la vieja máquina BT por un rato y luego dejar que vuelva a dormir por un tiempo».